BLANCODAKE

Claves para acertar con la zona de aguas…

El 60% del tiempo que pasamos en la cocina transcurre alrede­dor de la zona de aguas, por lo que merece la pena invertir en un fregadero que aúne diseño y funcionalidad. Además, habrá que tener en cuenta si en la cocina querremos una sola zona de aguas o bien dos fregaderos, siendo uno de ellos el principal.

¡Estas son las claves para dar con la opción más acertada!

  1. Componentes variados

En el mercado existen diferentes materiales para fabricar fregaderos, y aunque el más habitual sea el acero inoxidable, por sus excelentes caracterís­ticas perfectas para la cocina, cada vez toman más protagonismo otras alternativas como los granitos y la cerámica, que aporta nobleza y un toque rústi­co muy característico. No obstante, no todos los aceros inoxidables son iguales, por eso BLANCO utiliza el de más calidad, seleccionado según crite­rios específicos y estrictos controles.

  1. Práctico diseño

Las opciones más habituales son las de un seno, dos senos o un seno con cubeta auxiliar, aunque la tendencia actual se encuentra en los fregaderos de un solo seno que nos permiten manipular mejor utensilios voluminosos, como por ejemplo bande­jas de horno. BLANCO ofrece modelos con o sin escurridor integrado, con o sin cubeta pequeña auxiliar o incluso ambas opciones en un solo fre­gadero proporcionando una zona de aguas com­pleta para todas las necesidades. En cuanto al diseño, no hace falta decir que las líneas rectas y los diseños minimalistas tienen connotaciones más modernas, así como las formas curvas parecen encajar mejor en proyectos atem­porales o de estilo rústico.

  1. Tipo de instalación

Llegado el momento de planificar la cocina se de­be tener en cuenta el tipo de instalación más con­veniente para el fregadero:

  • La clásica instalación superior con borde visto, sencilla y rápida, a la vez que apta para cualquier tipo de encimera.
  • Instalación enrasada, en la que el borde del fre­gadero se encuentra en el nivel exacto de la enci­mera, por lo que se debe realizar un rebaje de unos milímetros en la misma, creando una unidad vi­sual sin desniveles en el borde.
  • Una buena alternativa a la instalación enrasada resulta la instalación sobre encimera con marco plano de óptica enrasada, ahorrándole al marmo­lista trabajo extra rebajando la encimera.
  • Y por último la instalación bajo encimera, sin ningún borde a la vista.

 

  1. Para que sea más fácil

BLANCO ofrece una gran variedad de accesorios para complementar la zona de aguas: tablas de corte de madera, cristal o polietileno, escurrido­res, cubetas adicionales, bandejas para cocción al vapor, válvulas automáticas… Todos ellos fabrica­dos con materiales de alta calidad, ergonómicos, versátiles y funcionales que aportan un valor adi­cional al fregadero.